La agricultura protegida

La agricultura protegida se practica bajo diferentes tipos de estructuras que contribuyen al cuidado de los cultivos ante los cambios climáticos.

Las estructuras en las que se apoya la agricultura protegida ofrecen distintas alternativas para generar las condiciones ambientales adecuadas que garantizan el desarrollo óptimo de los cultivos, también desempeñan un papel fundamental en el crecimiento del sector agrícola mexicano.

A continuación, presentamos las más importantes:

Invernadero

Estructura alta y fija que permite controlar de manera eficiente los principales factores ambientales que impiden el desarrollo de los cultivos, tales como lluvias e inundaciones.

Malla sombra

Regula la cantidad de luz solar que llega a las plantas, a las que también protege de las inclemencias del tiempo, así como de los insectos y efectos negativos del uso de pesticidas.

Macrotúnel o túnel alto

Este elemento de fácil construcción tiene forma semicircular y está cubierto por malla sombra o polietileno. Es ideal para la producción de hortalizas y plantas ornamentales.

Microtúnel, túnel bajo o mini invernadero

Estructura pequeña y construida con arcos sobre los que se adhieren cubiertas de plástico. Disminuye los efectos perjudiciales de las bajas temperaturas en los cultivos.

El uso de malla sombra es el tipo de estructura más empleado en la agricultura protegida y representa el 78.3 por ciento de la superficie sembrada bajo cubierta.

Otros datos sobre estructuras y cultivos son: 1 de cada 10 instalaciones están adaptadas para el cultivo de flores y forrajes; 3 de cada 10 para cultivo de plantas y 6 de cada 10 están adecuadas para el cultivo de hortalizas.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *